Solemos hablar del atuendo adecuado para los primeros movimientos… pero con esta obsesión que tenemos las madres de tener frío y abrigar al prójimo, sobre todo si pesa menos de 10 kg y tiene una sonrisa o un llanto enternecedores, pues claro lo de estar ligero de ropa… bien, pero… con calorcito y a veces si pudieran hablar… Carlo se paseaba su pista pero tenía más calor que orgullo al hacerlo.